"EJEMPLO DE UNA PRUEBA PROGRESIVA EN LAS HABILITACIONES"

Texto
Galería Imagenes

Un ejemplo magnifico para llegar a comprender lo trabajoso del proceso de fabricación de una habilitación tabacalera es este raro juego de 12 piezas que constituyen la llamada “prueba progresiva” de la vista principal de la conocida marca Cabañas, una de las mas importantes y antiguas de Cuba.

Como hemos explicado en la pagina principal de la sección correspondiente a las habitaciones tabacaleras aunque la litografía existía desde principios del siglo XIX no fue hasta sus años cincuenta que surgió el método para obtener laminas a color las cuales como es lógico encontraron su mayor aplicación en la producción de envolturas de diferentes artículos entre los cuales fue el tabaco el que llevo la mejor parte.

Rápidamente y en menos de 3 décadas dicho método alcanzó su máximo esplendor mediante el uso de una amplia gama de colores, esmaltes dorados conocidos como “pan de oro”  y la estampación o relieve para resaltar y darle sentido de profundidad a la pieza obtenida.

En el caso que mostramos se usaron 10 colores o tintas diferentes en la composición lo cual sumado al uso del dorado o bronce y a la estampación hizo necesaria la preparación de 12 muestras como guía del trabajo a realizar.

Lo más importante para entender este proceso es saber que para cada color era necesario preparar una piedra litográfica diferente en la cual se grababa una lámina con una parte de la figura deseada. Esta, una vez aplicada sobre ella la tinta correspondiente estaría lista para pasar  a las siguientes piedras en las que se le irían  agregando detalles poco a poco hasta obtener el resultado final. O sea,  progresivamente y en la medida en que la lamina iba pasando de una piedra a otra se iban sobreponiendo y mezclando los colores para obtener las diferentes tonalidades que al final producirían el colorido deseado. Así podemos ver como al principio apenas podemos ver una ligera imagen de lo que después se iría nutriendo de nuevos sectores hasta conformar la pieza en todo su esplendor.

Nótese como ya a partir del décimo paso se aplica el llamado bronce o dorado cuya calidad estaba condicionada por el tipo de  esmalte utilizado que incluso en algunas ocasiones incluía polvo de oro (razón por la cual recibía el nombre de “pan de oro” entre los coleccionistas).

Para la llamada estampación que puede verse en el ultimo paso (lamina 12) se usaba una plancha de bronce en la cual se grababan a la inversa las partes que se deseaba quedaran a relieve la cual se aplicaba por el reverso de la hoja con el fin de obtener el efecto de profundidad.

A continuación le mostramos en la galería de imágenes de esta página cada una las doce piezas que componen el juego partiendo de un  solo color hasta llegar a la final en que intervienen diez colores, el bronceado y el estampado.