"LAS SORPREDENTES FICHAS DE JUEGO DEL PRESIDENTE JOSE MIGUEL GOMEZ"

Texto
Galería Imagenes

Las fichas de juego que pertenecieron al segundo presidente de la República de Cuba constituyen un valioso testimonio sobre la presencia de los juegos de azar entre las grandes familias cubanas a inicios del siglo pasado. Fueron comunes, a la hora de los encuentros familiares y sus reuniones a puertas cerradas algunos juegos de cartas como el póker, la canasta, etc... Y para ello los más adinerados acostumbraron a encargar a los más refinados talleres europeos juegos de fichas que por esa época generalmente eran de nácar. Este material por su elegancia, su facilidad para ser moldeado y coloreado de diferentes formas fue el más usado por aquellos tiempos en este tipo de producto.

Este set en particular contaba de 3 tipos diferentes de fichas en cuanto a su forma con cuatro colores diferentes cada uno. La forma servía para vincular la pieza a un valor específico y el color al jugador que la usaba.

Hace algunos años, cuando estas aparecieron en el mercado, la elegante caja que las almacenaba estuvo en nuestras manos. Contenía esta 120 fichas ordenadas en tres compartimientos diferentes que se adaptaban a su forma o sea 10 juegos en total.  

Como veremos estas hermosas piezas ostentan en su anverso un monograma con las tres letras iniciales del nombre del presidente JMG (José Miguel Gómez) y en su reverso el escudo nacional que por aquel entonces se usaba rodeado de las consabidas banderas y coronado por un gorro frigio.

 La mala fama que se ganó este presidente debido a diversos hechos de corrupción de su gobierno ha hecho que muchos asocien la existencia de estas fichas y el escudo nacional que las adorna con  la posibilidad de que entre miembros de su gabinete los juegos de azar fueran comunes. No creemos esto probable pues si así hubiera sigo la prensa de la época lo hubiera referido en alguno de sus medios.

Como un complemento a esta muestra agregamos a continuación la biografía del hombre cuya existencia dio lugar a la fabricación de las piezas que mostramos en esta ocasión:

José Miguel Gómez y Gómez, alias "Tiburón" conocido solamente como José Miguel Gómez (Sancti Spíritus, Las Villas, 6 de julio de 1858 – Nueva York, 13 de junio de 1921), fue un militar y político cubano, segundo presidente de la República de Cuba.

José Miguel Gómez y Gómez nació en Sancti Spíritus, Las Villas, Cuba, el 6 de julio de 1858.

Se incorporó a la Guerra de los Diez Años (1868-1878) en 1875, subordinado al entonces Coronel Serafín Sánchez y terminó dicha guerra con grado de capitán.

Para participar en la Guerra Chiquita (1879-1880) se alzó en los primeros días de diciembre de 1879, al frente de un grupo de hombres, con grados de comandante. Después de librar varias acciones en las zonas de Sancti Spíritus y Cabaiguán, capituló ante el enemigo a comienzos de 1880.

Durante la Guerra Necesaria (1895-1898), se alzó nuevamente en armas el 11 de septiembre de 1895 y ya en 1896 se le confirió el grado de Coronel, debido a su desempeño durante la contienda, especialmente durante la toma del pueblo de Arroyo Blanco.

En 1896 obtuvo el grado de General de Brigada y en 1898 el de General de División.

Poco antes de terminada la guerra fue designado miembro por la asamblea constituyente de Santa Cruz del Sur para trasladarse a Washington a determinar asuntos con el gobierno norteamericano en nombre de los representantes cubanos.

La comisión ejecutiva de la asamblea en su última sesión celebrada en el Cerro, municipio capitalino de La Habana, el 30 de junio de 1899, acordó conferirle el grado superior de Mayor General del Ejército Libertador a propuesta del jefe del departamento occidental.

Durante la ocupación militar del ejército estadounidense, el General John R. Brooke lo nombró Gobernador Civil de Las Villas, cargo que nuevamente ocupó en 1902 por elección popular.

Formó parte de la asamblea constituyente que redactó la primera Constitución de la República cubana.

En septiembre de 1908 fue elegido presidente de la República por el Partido Liberal, mandato que desempeñó entre el 28 de enero de 1909 hasta su renuncia, el 20 de mayo de 1913. "€‹

Su gobierno estableció la paz en el país, haciéndole frente a los veteranistas un grupo decidido a impedir que antiguos combatientes de la guerra accedieran a cargos administrativos, y al levantamiento del Partido Independiente de Color que lucharon por la igualdad y el reconocimiento de los negros dentro de la nueva sociedad cubana. Este movimiento culminó en el Levantamiento Armado de los Independientes de Color en el cual miles de cubanos de la raza negra se alzaron contra la discriminación social. El gobierno de José Miguel Gómez, mediante la acción del ejército cubano, masacró de 3000 a 5000 rebeldes según diversas fuentes, reportándose solamente 12 bajas de parte del ejército.

Durante su gobierno se creó la Marina Nacional, se mejoraron las condiciones del ejército y se ejecutaron las grandes obras de alcantarillado y pavimentación de La Habana. También se le prestó atención a las comunicaciones y los trabajos sanitarios. También se crearon las Granjas Escuela para garantizar una enseñanza rural y se establecieron las Academias de Arte de Letras y de la Historia, así como el Museo Nacional.

Su gobierno fue muy criticado por algunas concesiones de servicios públicos y de leyes muy discutidas en la época, como la autorización de las peleas de gallos y la lotería nacional, así como por escándalos de corrupción. José Miguel Gómez recibió el mote popular de Tiburón ("cuando se baña salpica"), en alusión a la repartición de cargos públicos entre sus allegados.

Su mandato generó cierta estabilidad en el quehacer político de la recién nacida república hasta la llegada del general Gerardo Machado, y estableció las bases institucionales para un relativo desarrollo y crecimiento económico. Durante su presidencia se produjo la segunda invasión de la isla por parte de Estados Unidos aunque consiguió el retiro de las tropas, excepto la base de Guantánamo.

Fue sucedido por Mario García Menocal.

En 1917, tras la reelección de García Menocal, Gómez inició un levantamiento militar que resultó fallido y fue obligado a exiliarse en Estados Unidos, donde murió de neumonía, el 13 de junio de 1921, en la ciudad de Nueva York. El ejército estadounidense le rindió honores militares y su féretro fue trasladado de regreso a La Habana.

En 1936 se erigió en La Habana un monumento en su honor.