"BABE RUTH Y SU ESTRECHA RELACION CON EL PUBLICO CUBANO"


Resulta significativa la estrecha relación que mantuvo el gran Babe Ruth con la afición  cubana y la gran admiración que esta le profesó. Ello se comprueba cuando revisamos la prensa de la época donde es continua su presencia en diversas publicaciones que durante años se hicieron eco de sus hazañas. Sin embargo el momento culminante de dicha relación fue sin dudas la excepcional visita que realizó el estelar jugador a la ciudad de la Habana a finales del año 1920.

En dicha ocasión y mediante la fabulosa suma para la época de 2,000 pesos por juego, más los gastos pagados para esposa y agente, el promotor cubano Abel Linares logró que el “Bambino” accediera a incorporarse equipo de los Gigantes de Nueva York, perteneciente a la Liga Nacional por aquel entonces, que dirigido por John Mac Grow había viajado a la Habana con sus mejores figuras para celebrar una corta serie de 8 encuentros  con los clubes Habana y Almendares, los más destacados dentro del panorama profesional cubano.

Procedente de Cayo Hueso arribó Ruth a la Habana el 29 de Octubre hospedándose en el céntrico hotel Plaza junto a su bella esposa a la que sin embargo dedico poca atención obsesionado por las emocionantes quinielas que descubrió en el Frontón de Jai Alai cercano en la mañana siguiente a su arribo y en cuyas apuestas se cuenta en los diarios perdió gran parte de sus honorarios.



Jai-Alai, el popular juego de origen español que obsesionó a Ruth


Los diez choques en que participó “el monarca” como en Cuba era llamado Babe Ruth, se efectuaron el “Almendares Park” entre el 30 de Octubre y el 14 de noviembre con gran presencia de público y etiqueta de acontecimiento nacional. De sus detalles, entre los cuales destacan los pocos batazos que logro conectar Ruth frente al picheo cubano, las espectaculares conexiones de ídolo local Critobal Torriente, y decenas de anécdotas que quedaron para la posteridad, no nos ocuparemos en esta ocasión pues lo dejaremos para la página correspondiente al libro que mostramos a continuación:


                                                                       

Poca antes de la llegada del ídolo y como una promoción al evento que se aproximaba vio la luz  este pequeño libro, casi un folleto, preparado por el escritor del patio Horacio Roqueta que en unas 80 páginas daba cuenta de las recientes hazañas del ídolo del momento e incluía diversas fotos, caricaturas, y comentarios los cuales resultan de gran interés actualmente para los amantes de la historia del beisbol.

Titulada “El monarca y sus proezas” constituye esta una de las piezas más raras dentro de las publicaciones dedicadas a temas deportivos en Cuba, razón por la cual nos proponemos dedicarle una página en particular dentro de la temática referida al beisbol de nuestras galerías. En ella podrán contemplarse todas sus páginas así como una reseña más detallada sobre la visita en cuestión y la relación de esta gran figura con nuestro país. Lo invitamos a visitarla.



    Algunas de las caricaturas que contiene la obra

Por último, no queremos finalizar sin recrear una de las piezas más interesantes referidas a Babe Ruth producidas en Cuba.



Se trata de esta foto del “monarca” que ostenta al pie el logotipo de la conocida marca cubana de cigarros “Trinidad y Hermanos”. Dicha fábrica, una de las más importantes del ramo durante la década del treinta en Cuba, emitió diversos álbumes de propaganda preparados para ser llenados por los coleccionistas de la época con postales o fotos de diverso género, las cuales que se podían obtener gratuitamente por aquellos que acostumbraban a consumir los cigarrillos que producía. Entre las temáticas preferidas en sus álbumes fueron los desnudos de mujer, los deportes, los artistas de cines y las distintas vistas de las ciudades cubanas las más recurrentes. En el caso del deporte existe un bello álbum que se compone de fotos de tamaño 8 por 10 pulgadas con la imagen de diferentes figuras destacadas del mundo del boxeo, el beisbol, etc. De todas ellas la más buscada es esta rara pieza que aqui exponemos en la cual aparece Babe Ruth saludando al gran Hornsby.